Archivo de la categoría: Fonoteca

ruidos, sonidos y todo aquello que haga vibrar el aire.

Composiciones gastronómicas.

Tributo freak a los Ochenta.

No es que el grupo sea muy del gusto de Don Pimpón, pero siempre que escucho esta canción me pongo ligeramente nostálgico.

Los ochenta… ah!, viviendo sin facebook,  los esclavizadores smarth phones, whatsup, … sin preocupaciones más allá de conseguir monedas de cinco duros para ir a los recreativos a la salida del cole… aquellos tiempos en que florecían los videoclubs y las salas de recreativos, en que con cien pesetas te sentías John D. Rockefeller y no existía Sálvame y por tanto la humanidad no estaba del todo condenada al fin del mundo que aconterá a finales de este año.

Es un fenómeno curioso… todos los recordamos con inexplicable cariño, aun sabiedo que si nos devolvieran a los ochenta, sin las comodidades de la vida moderna, muchos se suicidarían antes de un mes…

¿Quieres rememorar esa época dorada? ¿O quieres saber por qué tu hermano mayor es tan cabrón? Dale al play y ríndeles un poco de tributo.

Cover Rammstein.

Viendo esto creo que ya soy viejo para desarrollar mi vocación musical. No hay que perder detalle de la batería, parece que no pero sabe perfectamente lo que hace. Y quisiera yo tener la mitad de nivel.

Seguro que el padre acabará suicidándose cuando el hijo se tire a la droga.

El extraño caso de Manolo cabezahuevo.

Todo empezó como una broma telefónica para un programa de radio de habla hispana, el Vacilón de la Mañana (los mismos que le gastaron aquella broma a Fidel Castro).

El objetivo: Manolo, superintendente en un edificio de Nueva York, seguramente a propuesta de algún vecino quemado con la falta de disponibilidad y espíritu de trabajo de que durante las propias bromas hace gala el sujeto en cuestión.

Manolo es telefoneado por un vecino para atender un asunto urgente, a lo que el poco sacrificado trabajador, como supuestamente suele hacer con frecuencia, da largas. Su interlocutor entonces, lo llama cabezahuevo, hecho desencadenante del furioso arranque de ira berserker de Manuel.

Superando cualquier espectativa, la inexistente paciencia de Manolo lo hace estallar en un éxtasis furioso de palabras malsonantes y gritos, que bien ha podido causarle si no un infarto, de seguro un sinnúmero de pequeños accidentes cerebrovasculares y arritmias cardíacas, por no mencionar el malestar, estress y sensación de acoso al convertirse en objetivo recurrente de estos bromistas.

Pues inmediatamente, la broma de cabezahuevo se convierte en estandarte del programa, que prepara sucesivos ataques, que van minando poco a poco la maltrecha salud psíquica de un Manolo, que primero grita furioso, luego desciende a la locura y después gime sumido en la más profunda desesperación intentando razonar con un interlocutor que dice ser su propio ano.

No tiene desperdicio, y merecida o no, el extraño caso de cabezahuevo, es todo un paradigma de la crueldad en bromas telefónicas, de las que aquí hay una pequeña muestra:

[youtube.com/watch?v=1_H-6kY41eo]

“yo tengo cosas que hacer en un día… un building con más de 6 pisos!”

Marcianitis Total.

No se me ocurre mejor manera de inaugurar la sección de  música Freak que con éste bizarro, inclasificable e inmortal son del grupo Los Colegas, adoptado como himno del no menos freak programa de radio de videojuegos Game 40 (cuyo recuerdo merece entre otros altos honores, un comentario propio).

La canción versa sobre el eterno conflicto contra el alien invasor, cuya única exigencia ante nuestras defensas, es: “no me mates con tomate, mátame con bacalao”. Aun se ignora si forma parte de algún tipo de código que desean transmitir a sus infiltrados en nuestras líneas para organizar la primera oleada de la invasión.

Permaneced alerta…

[youtube.com/watch?v=POgFDW6Hmvs]